634 días 8922km

lunes, 28 de febrero de 2011

Una revolución que podría dar auge al ciclismo urbano

Como muchos sabéis Libia y algunos países del  norte de África y esa zona están en plena revolución, por que los líderes han abusado de su poder, muchas personas han muerto, o se han herido por estos motivos, y por eso lamento esta situación, pero por otra parte el aumento del precio del barril de crudo , la escasez de lluvia en este mes, y una contaminación cada vez mas creciente podría dar un buen empujón al movimiento ciclista.


Bajo mi punto de vista sería mas productivo motivar el uso de la bici antes que reducir el limite de velocidad o promover el transporte publico, económicamente no dependeríamos tanto del petróleo.
Además al principio puede ser costoso pero con el tiempo  la bici es un deporte agradecido, por que según tengo entendido además de crear un poco de vicio nos hace segregar  esa hormona que nos da felicidad, mejor llamada endorfinas, estoy feliz y me esfuerzo por serlo aun más.

¡A la moda!:Pasarela ciclista

Esta primavera-verano-otoño-invierno se va a llevar los  tonos azules  casco, con chalecos en dos variedades amarillo y naranja, con predominancia de las fosforescencias, los complementos como las cintas de pie se  llevaran en diferentes formas y estilos, siendo lo más común las fosforescencias amarillas.

También se incluyen en algunos modelos los guantes de lana de los chinos, muy cómodos para ir en bici.
Algunos optan por sudaderas que transpiran ajustadas al cuerpo,  que puede ser muy sexy.
Para ciclistas noveles existen mallots con la zona del culo protegida, aunque con el tiempo todo se pone duro y se dejan de lado estas cosas.

miércoles, 23 de febrero de 2011

Poneos el casco y chaleco: Mi vivencia en el hospital

Era día 10 de julio de 2010,  me levanté ese día de verano con un poco de entusiasmo por que España estaba en la final del mundial que se jugaba al día siguiente, desayuné como de costumbre poco y estuve un rato en el ordenador, a las dos de la tarde cogí mi bici, sin casco ni chaleco y me fui a comer a casa de mi abuela, que por cierto hace una comida que madre mía , me hace un pulpiño, o una sopa, o un caldo gallego, o unos calamares, pero sobre todo destaca sus croquetas, espero que  yo sepa continuar la tradición croquetera, por que mis padres poco se esfuerzan.
A las cinco y media de la tarde, me fui al carril bici, ese día se jugaba el tercer y cuarto puesto Alemania y  Uruguay, así que cogí mi mp3 para escucharlo cuando empezase.

Mientras empezaba me puse mi música favorita, que me motiva mucho sobre la bici, (podéis ver en mi perfil lo que iba escuchando),empecé por la parte del parquecito que hay al lado de la autovía, cruce el puente, desde lo alto vi a los coches pasar , observé al resto de ciclistas y viandantes, curva a la derecha, curva a la izquierda, llego hasta la peineta, paso al lado de la comisaria , y espero el semáforo que estaba rojo.
Un ciclista de negro se acerca y espera conmigo, el semáforo se pone verde, en diez metros cojo treinta y cinco por hora, veo el bachecito de siempre en la acera de la misma peineta, lo salto como de costumbre, y en el aire veo miles de baldosines que inertes ocupan mi camino, junto a un montón de tierra ,aterriza la bici, se mueve el manillar, a treinta y cinco por hora la bici se descontrola, la bici derrapa en la acera que el día anterior estaba limpia, y un segundo antes de dar con el suelo recuerdo lo ultimo que me dijo mi madre antes de salir de casa:
-Ponte el casco hijo.
Doy contra el suelo.La luz se apaga.
Oigo una voz que me retumba, después un walky de la póli, estoy tumbado, abro los ojos:
-Hola, te has pegado una buena leche, estás en la ambulancia del suma- me decía la enfermera
-la bici está en la comisaria de la peineta, cuando puedas ir ahí la guardaremos-comentaba el póli.
Noto mi cartera sobre el pecho, la habían examinado.
Se cierra la puerta de la ambulancia y arrancamos hacia el hospital Gregorio Marañon, casualidades de la vida, mi madre trabaja ahí.
-¿Como te llamas?- Javier Martinez Campos
-¿que día es hoy?-9 de julio de 2010
¡a no!, mañana es la final, entonces hoy es 10 de julio.
Moví el cuerpo entero para cerciorarme de que estaba bien.
-¡¡No te muevas, podrías lesionarte!!-me quedo quieto.
Noté el collarín , un poco de tierra en la camilla, y el escozor de un par de heridas que me había hecho el las piernas.
- ¿llevas móvil?-me saqué el móvil del bolsillo, que por lo visto no habían inspeccionado, la enfermera me lo quita de las manos.
Llama al último número con el que hablé, que de casualidad era mi madre.
-Hola, ¿eres familiar de Javier?
-si
-soy enfermera del suma,
-joder, ¿que le a pasado a Javier?
-nada esta bien, pero se ha caído de la bici y a perdido unos minutos la consciencia, pero esta bien, le llevamos al Gregorio Marañon
me da el móvil
-¡mama! que estoy bien no te preocupes
-vale hijo ahora te veo

la ambulancia llega al hospital, me dejan en la entrada del mismo.
Diez minutos más tarde llega mi madre, me abraza y se hecha a llorar, tras unos minutos de compasión, llegó el personal del hospital, mi madre se puso el uniforme de trabajo y pasó conmigo.
Me cosieron una herida de la cabeza, y me inspecciono la neurocirujana para ver si tenia daños en el cerebro, me hicieron una placa y algo más , como vieron que no tenia nada me quitaron el collarín.
Pase doce horas en observación, me perdí el Alemania-Uruguay, y no pude beber agua hasta transcurridas seis horas, la final la vi con los colegas al día siguiente, pero no pude irme con ellos a celebrarlo a lo loco, por que necesitaba reposo.
 La verdad que los días y las noches en el hospital  son aburridas de cojones, no os lo recomiendo para nada, todo el rato entre viejos, y escuchando algo de música, que se salvó del accidente.
Por todo esto os lo pido ciclistas ¡¡¡poneros el casco!!!, por que quiero seguir viéndoos por el asfalto guapos o feos, aunque os siente mal poneros el casco, por que quiero que me sigáis animando, por que quiero ver los días en los que las bicis estemos en la carretera en la misma proporción que los coches y motos, por que en esos futuros días quiero contar lo que hago en estos días, quiero volver a la Pedriza con la bici, quiero seguir defendiendo todo los días la bici yendo a clase,quiero vivir muchas bicicriticas,¡¡quiero vivir!!

miércoles, 16 de febrero de 2011

¡¡Estoy loco!! ¡¡estamos locos!!

Ayer martes día 15 de febrero de 2011 como de costumbre use mi bici para ir al instituto, al ir hacia el centro parecía que no llovería y no llovió, con lo que fui bien como siempre solo que un poco mas despacio, por que andaba un poco pachuchejo y eso,  si, la verdad es que ni pachucho dejo la bici.
Dejé la bici anclada en la puerta del instituto y cuando salí, estaba cayendo un buen chaparrón, al principio pensé en irme en metro, y me colé con la bici, pero el guardia se cruzó en mi camino y salí escopetado del metro por si me pedía el billete.
Al final con un par de huevos me fui  a casa en bici diluviando, eso si a dos por hora por precaución.
Yo iba muy avergonzado, claro por que todos los coches y todo el mundo me miraba, incluso una mujer me hizo una foto, encima que iba hasta arriba de agua  aguanté las miraditas, no fui como de costumbre exhibiendo mi orgullo ciclista, si no mirando hacia abajo y pensando lo loco que estaba.
Llegue caladísimo , el pecho no, por que entre el chaleco y las tres capas que llevaba algo hicieron, pero en las piernas solo llevaba unos baqueros .

Cuando llegué a mi casa solo estrujando la ropa casi inundo el baño.
Pues bien hoy miércoles 16 de febrero me he dado un paseo por la Albufera aprovechando un rato libre que tenía,a pie por supuesto, también estaba lloviendo , parece que hasta el viernes no para de llover, todavía seguía dándole vueltas y vueltas a mi estado de locura, pero mis vallecanos me han animado, varios viandantes, tres para ser exactos me han preguntado la hora, donde estaba la gasolinera, y donde estaba la farmacia, lo que me hace pensar que a lo mejor no estoy tan loco, después de todo la gente se acerca a mi y me habla.
Bueno aun así seguía meditando  sobre el día anterior y reconcomiendome, cuando de repente he visto una señorita en bici, si si , con la lluvia y todo, la tía iba por el asfalto, con mochila igual que yo ayer, lo único que le reprocharía es que no llevaba casco, y eso si os lo recomiendo a todos, en otro capitulo os explicare mi vivencia en el hospital por no llevar casco.

Estaba renovado, de repente sacaba pecho,  no soy el único loco de por aquí, parece que la bici se empieza a usar, aun que sea poco a poco.
Al rato vi otro ciclista, este iba con casco.
¡Bua! entonces ¿hay mas locos?¿donde viven?¿cuanta distancia recorren?.
He descubierto que no estoy solo en este mundo, que existe vida mas halla de la lluvia.
Y también he visto una pandilla de chavales todos en bici, y otro chaval por la acera.
¡¡El barrio esta loco!!, pero mola mazo, a todos los que os montáis, por favor no lo dejéis, me llenáis de energía, me motiváis, a mi y a esta contaminada ciudad, si los demás os hacen fotos u os miran como diciendo estáis locos , devolvedles la mirada, que se pregunten quien esta loco,  el que paga 31 euros mensuales de abono por ir en una lata de sardinas maloliente y pensando en sus problemas diarios, el que va en su coche estresado por los atascos y las prisas o el que prefiere inhibirse de sus problemas solo por un ratito hasta llegar a casa, que moldea a la vez su figura y fortalece sus piernas, que pelea por una ciudad más justa ambiental y económicamente, el que prefiere vivir una aventura diaria sobre una bici.

viernes, 11 de febrero de 2011