634 días 8922km

sábado, 12 de noviembre de 2011

Del odio al amor: Cuando aprendí a montar en bici

Todos aprendemos  en algún momento a montar en bici , en mi caso no fue por mi propia voluntad, cuando tenia diez años visité como algún Otoño a mi tío , que vive en Cifuentes, un pueblo de Guadalajara.

Mi tío vio que con mis diez años todavía no sabía montar en bici , y me obligó a aprender , al principio siempre se tiene miedo a lo desconocido, la bici no se mantenía en pie , a no ser que mi tío me mantuviese cogido por el sillín , una semana, ese fue el tiempo que me costó aprender a montar en bici , practicando dos horas todos los días antes de comer, sacábamos la bici del garaje y  venga a darle, en esa cuesta abajo que tras pasar un cruce acababa en una calle donde estaba la gasolinera  repsol , que desde esta perspectiva no se ve, pero al fondo está.

Mi tío me decía,    ¡¡ no mires a la rueda , mira hacia donde quieres llevar la bici!!, ¡¡no pares de pedalear!!, ¡¡ no tengas miedo!!, y un día el tío me soltó el sillín sin que yo me diera cuenta y bajé la cuestecita solo ,de repente en esos momentos me pregunté ¿como es que no oigo al tío? y me dí cuenta de que iba solo.

En esa semana le cogí mucho odio a la bici, incluso llegué a llorar, pero lo conseguí, aprendí a montar , al principio solo me atrevía en linea recta, pero después me solté y conseguí girar, la verdad que le estaré eternamente agradecido al tío.
Hoy diez años y poco después soy capaz de hacerme casi tres mil kilómetros al año , se hacer caballitos, cabras, derrapes, y cabrerías en general.

No hay comentarios:

Publicar un comentario