634 días 8922km

miércoles, 30 de enero de 2013

SENTIMIENTOS:MAPA TÁCTIL DE UN DIA CICLISTA


Se nota la sábana suave y cálida, y justo al lado de mi hay un foco grande de calor(es mi gato).
Al rato me levanto, y paso del calor de las sábanas al frío del  nuevo día, me visto y vuelvo a notar el calor.
Salgo a la terraza, y se vuelve a sentir el frío,  palpo la bolsa de redes de las naranjas, y luego el cuchillo y los vasos. Se nota la superficie rugosa de  una media  naranja  que cada vez se desinfla más hasta que la suelto, y así unas cuatro veces más.

Ahora es la nevera la que desprende frío, y más el cartón de leche recién sacado de ella, el cartón vuelve a la nevera y deja de notarse el frío. Cojo de nuevo , primero el vaso del zumo, y después el de la leche.
En un momento se nota el cepillo de dientes, y el bote de la crema, además del frío del agua del grifo , inmediatamente después la superficie de la toalla.
Por fin un poco de calor en las manos, son mis guantes de lana,  y en la cabeza  el duro casco.
Cojo la mochila, el móvil, y las llaves de casa.
El tacto me trasmite una suave y blanda textura, no es otra que la del manillar de la bici(lleva empuñaduras de gomaespuma), y acto seguido  las llaves y  la puerta principal que se abre y se cierra al paso de la bici.
Toco el botón del ascensor, y poco después tiro de la  puerta del ascensor .
Tras salir de este, se nota el peso de la bici(la cogí en vilo para bajar los pocos escalones del portal) en el brazo izquierdo, en el derecho se nota el interruptor de la puerta.
A continuación se nota en la cara el frío de la mañana , y en la piernas las primeras pedaladas .

Se siente en el culete algunos baches del terreno, pero nada serio, el frío se hace más intenso en la cara( acelero) y menos en las piernas que van cogiendo calor.
Se palpan ligeramente los frenos y se atisba un hilo de calor en mi boca( y aquí es cuando se oye la frase de todos los días: Voy a conducir bien, respetando y haciéndome respetar).

Se nota de nuevo el intenso frío en la cara, y las orejas, no así en las piernas , que ya están calientes.
De vez en cuando se nota por el costado izquierdo las corrientes de aire que  producen los coches al pasarme, y por delante el calor de un autobús al que adelanto varias veces.
Toco de vez en cuando los frenos y los cambios , y en los semáforos se nota el duro asfalto con el pie.
Así hasta llegar a la estación de cercanías, y en Alcalá la única diferencia es que hay mas baches.

No hay comentarios:

Publicar un comentario