635 días 8932km

jueves, 25 de septiembre de 2014

Entrevistando a la ciberplebe:Nº4- Sonia Andrés

Pues si , volví a colgar una entrevista, esta vez en la página www.enbicipormadrid.es, y respondió Sonia.

-¿Usas la bici a menudo?
-Si.
-¿Cuantos kilómetros  haces al día?
-Según, si la cojo para ir al centro ,unos 15, si la cojo para hacer deporte, de 30 a 60.
-¿Vas por carretera?
-Por supuesto.
-¿Que harías tu si fueses presidente del gobierno o un alto ejecutivo en favor de la bicicleta?
-En cuanto a la movilidad atendería a las necesidades de la bici dentro de la calzada,no la consideraría como un vehículo más (no vamos con motor , ni atropellamos mortalmente a gente, y un largo etc) ,machacaría el tema de la educación vial.
-¿Que opinas de la nueva norma DGT sobre el uso del casco?
-Me parece bien, el casco no salva vidas,  como mucho te ahorras una brecha. Yo lo uso para esto último.
-¿Tendrías alguna anécdota graciosa en bici?
-Una vez, un coche que venía tras de mi pitó. Pensando que me había pitado a mi aceleré todo lo que pude para gritarle que yo estaba bien situada .Cuando le alcancé en el semáforo siguiente, se lo dije de malas formas y me dijo: Estaba pitando al coche que venía detrás por que no me dejó adelantarte, no sabía como pedirle disculpas.
-Sigues algún blog o alguna página de  ciclismo urbano?
-www.enbicipormadrid.es .
-¿Cual es el estado actual del ciclismo urbano en España según tu?
-En auge.
¿Vas a algún movimiento ciclista como pedalibre o algo parecido?
-No.

miércoles, 17 de septiembre de 2014

¡¡Las carreras ilegales de bicicletas (alleycat) no es ciclismo urbano, ni de ningún tipo!!

A llegado a mis oídos y a mis ojos  secuencias de carreras ilegales realizadas en muchas ciudades del mundo, entre ellas Madrid,  donde se puede ver a muchas personas, por llamarlas de alguna manera, corriendo por la ciudad sin respetar ni semáforos, ni pasos de cebra, ni a los peatones, ni al resto de vehículos que circulan.
Esta peligrosa cosa se ha llevado a cabo en muchas ciudades, en las que  algunos cómplices de estos delincuentes se ponen en determinados sitios a modo de punto de encuentro, así de punto de encuentro en punto de encuentro, los delincuentes participantes en estas burradas completan un circuito que se les da a conocer el mismo día de la fechoría .
El premio varía según la carrera ilegal.
En el vídeo   que podéis encontrar en youtube y que yo muestro aquí:


 podéis ver que estos delincuentes llegan a circular en dirección contraria, apartan a los peatones de su camino como si fuesen muñecos de playmobil , y cruzan intersecciones con el semáforo en rojo y forzando a los vehículos a pararse, y los vehículos se paran por que  tienen una conciencia que si atropellan a un energúmeno no les dejaría dormir el resto de su vida, aun que la culpa del atropello no sea del pobre conductor.
Si la policía les para ellos alegan que tienen prisa y por eso van saltándose las normas, y la policía escurre el bulto, además peatones y vehículos que ven su marcha truncada apenas tienen tiempo de reacción y tampoco son capaces de parar a nadie para denunciar.
A mi me rompe el alma ver lo que hacen, yo, Javier Martinez Campos experto en pegarme leches de todo tipo y color, yo que un desafortunado día atropellé a un peatón y se lo que siente el que atropella y el que es atropellado , yo estoy muy triste al ver estas cosas y más en Madrid, tal y como asegura el país en .http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/09/06/madrid/1410025794_488776.html

A los que practican estás carreras ilegales:  

-No digáis que  sois ciclistas de ningún tipo, ni urbanos ni de élite,
-no sois héroes ,
-no sois normales,
-no digáis que amáis a vuestra comunidad
-no digáis que queréis a vuestra familia, por que si ellos os vieran se pondrían más tristes que yo,
-no sois supermán.
-no digáis que os queréis a vosotros mismos
-no digáis que disfrutáis, por que así es imposible disfrutar.

El día que atropelléis a alguien el infierno os subirá por el estomago, vuestra consciencia os dará latigazos en el pecho día y noche, si tenéis suerte y no matáis al que atropelláis y no le causáis lesiones  importantes quizás estéis un mes sin dormir, si matáis o perjudicáis gravemente a alguien os aseguro que no dormiréis nunca más en vuestra vida por que os arderán las entrañas y sentiréis una enorme vergüenza.
El día que un coche os atropelle haréis sentir todo lo que he dicho antes a un pobre conductor que  no tiene culpa de vuestra barbarie,por que todos tenemos una conciencia.
Si es en Madrid es muy posible que os topéis con un trabajador, que pretende regresar a su casa, y  ¿os imagináis como es llegar a casa hecho una mierda por que has atropellado a un cabrón después de un día duro de trabajo,por el que cobras una mierda?¿os imagináis si esa persona inocente se tiene que dar de baja por depresión y a lo mejor ni si quiera puede por que cobra dos duros y si se da de baja no cobra?.
Por otra parte os voy a contar como es una ambulancia por dentro, ya que yo he aprendido por las malas también, y veo que no sabéis lo que es:
Una ambulancia es un cubículo , blanco entero , frio, en el que te ponen lo primero una bolsa de suero, donde ves tu camilla llena de sangre, y donde te cogen el móvil y llaman a tu madre o familiar, ¿os imagináis como se sentiría vuestra madre si le llaman y dicen"soy del SUMA llevamos a su hijo a urgencias por que lo han atropellado"?¿os imagináis  a vuestra madre llegando al hospital y deshaciéndose a llorar como una magdalena?¿os imagináis que pasaría si debido al accidente tenéis perdidas de memoria, os quedáis vegetal o perdéis miembros? pasaríais a ser dependientes, y la bici  quedaría excluida de vuestras vidas.
Las carreras ilegales son un deporte extremo de mucho riesgo, tanto para los delincuentes como para los inocentes.

¡¡NO A LAS CARRERAS ILEGALES DE BICICLETAS!! 
INTERVENCIÓN POLICIAL ¡¡YA!!

miércoles, 10 de septiembre de 2014

lunes, 8 de septiembre de 2014

Donde se cuenta como nuestro protagonista llegó raudo a Cercedilla

Preparar, preparé lo que venia en la lista que tenía hecha desde el año pasado, la hice cuando planifiqué el  Camino de Santiago , que como ya sabéis recorrí el año pasado desde León .La susodicha está en mi estantería, donde la exhibo con orgullo ya que fue el primer viaje largo que planifiqué yo solo, y las cosas que están en ese papel me permitieron acabar con éxito el Camino.

Lista de cosas para completar el camino

-cadena de repuesto(9 euros)-listo
-grasa(3 euros)-listo
-un par de zapatas de repuesto-(7 euros)-listo
-llaves de allen y kit de pinchazos con tronchacadenas-(12 euros)-listo
-tres recámaras de repuesto-(10,50 euros)-listo
-linterna de las que se llevan en la cabeza (estaba por casa)-listo
-pilas para la linterna y las luces de la bici (2 euros)-listo
-veinte parches-(1 euro)-listo
-dos atos de ropa corta-listo
-un ato largo-listo
-calzoncillos desechables-listo
-tres pares de calcetines-listo
-un saco-listo
-cepillo de dientes y crema-listo
-pastilla de jabón-listo
-algo de picar-listo
-setecientos euros-listo
-burbujeo en el estomago-listo
-ganas de empezar-listo
-dos piernas y cuerpo ciclista-listo
-ganas de pasarlo bien -listo 


Esta vez debido a que tengo que pagar mucho de matrícula de universidad  me propuse llegar a Cercedilla, a setenta kilómetros del norte de Madrid capital más o menos. Lo primero que hice fue mirar por Internet el número del ayuntamiento de Cercedilla, donde me comentaron que había dos albergues juveniles, el  Albergue  Las Dehesas y el Villacastora. Llamé al primero , y la mujer que cogió el teléfono me  dijo que no tenían más plazas, así pues solo quedaba una opción , y de no tener plazas o de ser muy caro mis planes se  verían truncados  ya que en Cercedilla no se puede acampar por directiva municipal desde hace algunos años, con lo cual mi plan B de llevar la tienda de campaña tampoco era posible. Llamé al albergue Villacastora donde por fortuna tenían plazas a quince euros la noche por ser menor de 24 años, donde además me comentaron que no hacía falta que me llevase saco de dormir. No obstante por si acaso llamé al ayuntamiento de Manzanares el Real donde me indicaron lugares donde hospedarme allí, menos baratos, por 35 euros, ya que eran hostales.
Ya tenía la mochila hecha y albergue para dormir, pero lo que yo más temía era que el camino no estuviese bien señalado desde Colmenar Viejo, ya que hasta allí hay carril bici desde el norte de Madrid.  Me metí en Internet en muchísimas páginas hasta dar con una , que era un facebook en el que sale el trazado visto desde satélite parte por parte. Me lo imprimí a color y me lo memoricé , así como las distintas cosas identificativas como fuentes y casetas en medio del campo.
Aun así temía perderme.
Con el camino más o menos claro solo me quedaba una cosa la credencial, que conseguí en la Catedral de la Almudena por 1,50 euros.
Salí como yo tenía programado el día ocho de agosto a las seis de la mañana,ya desayunado, con muchísimos nervios y  abejas en el estómago, y sin haber pegado ojo esa noche de lo histérico que estaba y con la sonda llena de agua además de un bocadillo de lomo enorme en la mochila por si no llegaba a ningún restaurante o bar donde comer y bollos y plátanos para ir picando.
Cogí el cercanías para llegar a la estación de  Fuencarral  situada en el norte de Madrid, desde donde quise empezar, por que desde mi casa hay treinta kilómetros más que desde Fuencarral, y yo no me veía capaz de hacer cien kilómetros en un día y tampoco quería, por que supondría ir muy estresado para llegar antes de la noche a Cercedilla, y sería un palizón, con lo que no disfrutaría mucho el camino.
Allí , en  Fuencarral pregunté por el inicio del carril bici, para evitar perderme y gastar mucho tiempo.
Una vez en el carril todo fue suave y ligero, corría una agradable brisilla mañanera que me daba en la cara , despertando mis sentidos y relajando mi hasta entonces nerviosísima patata(corazón), ya que viéndome en marcha, dando  pedales todo cambió, me relajé y disfrute de lo que me gusta que es correr sin freno como si no hubiese un mañana. Me crucé con algún ciclista madrugador de aquella zona, que me miraban con la mochila a reventar y con mis pantalones baqueros, y se extrañaban.
El carril bici sube y baja y vuelve a subir y vuelve a bajar para pasar una carretera por un puentecito subterráneo , la carretera m-607 va en paralelo al carril , aquella mañana llevaba un tráfico fluido y abundante . Yo iba mirando las indicaciones de la carretera que se ven desde el carril bici, para ir viendo por donde iba y cuantos kilómetros quedaban.
Y con alegría y buena letra llegue a Colmenar Viejo, donde abandoné el carril bici definitivamente para buscar la iglesia.
Lo que encontré al llegar a la iglesia fue a los jardineros que estaban acicalando la zona, y me pregunté como es posible que en Madrid capital se estén cayendo los árboles de lo descuidado que tenemos nuestros parques por la falta de jardineros y aquí en Colmenar Viejo, un pueblo de apenas 46955 habitantes tuviese tres . Miré la hora, y eran las ocho solamente,  tenía previsto llegar a las nueve a Colmenar, pero me impresioné a mi mismo. Pregunté al jardinero por los lugares de interés, y me dijo que la iglesia estaba ya abierta , y así fue como puse el primer sello de este camino, en esta iglesia:

Dado que había volado para llegar a Colmenar quise descansar un rato en un banco junto a la iglesia y tomarme un plátano y aprovechar para llamar a mi madre.
Veinte minutos después emprendí la marcha de nuevo siguiendo estas flechas amarillas, que como muchos ya sabéis llevan a Santiago, pero tengo que decir que no me esperaba verlas en Madrid. 

Seguí las flechas por todo Colmenar hasta que en un punto dejaron de aparecer y pregunté a un ciclista que me llevó a la salida del pueblo por el camino de Santiago, donde volví a ver las flechas en las rocas y mojones como este :

En ese punto empieza un camino de tierra que conduce a unas trialeras, es decir a caminos muy encajados , con muchísimas rocas grandes, por lo que tuve que desmontar numerosas veces de la bici, de echo la mitad de ese tramo entre Colmenar y Manzanares el Real fui desmontado, lo que me cansó mucho, tuve que parar muchas veces y beber agua . Contra pronóstico el camino es duro, aunque al menos está perfectamente señalado con continuas flechas, vamos lo contrario de lo que imaginaba.
camino de trialeras entre Colmenar y Manzanares



flecha amarilla de Santiago en una roca

 El camino me estaba dando una nueva lección , pero yo no me rendí nunca, por que aun recordaba la etapa que hice entre Villafranca del Bierzo y Sarriá, donde me perdí y recorrí ochenta kilómetros().
Llegando a Manzanares por la pedrera se tienen estas vistas de la Pedriza y el pueblo:

El pico de forma de semiesfera es el Yelmo, punto más alto de la Pedriza

Así medio desmontado, medio montado llegué a Manzanares cansado, allí busqué la fuente del parquecito para repostar agua y descansar.
Tras veinticinco minutos me dispuse a llegar tranquilamente al castillo de Manzanares, en el centro urbano:

 y después, también con mucha tranquilidad llegué a la iglesia:


Tras estar un rato descansando retome la marcha en dirección al pueblo de Mataelpino.
En este tramo el camino es mas llano aunque sigue teniendo muchas piedras y baches , vamos que iba trotando con los vaivenes de la bici. Pasé por el aparcamiento de abajo de la Pedriza, que me trajo recuerdos de cuando iba a escalar con mi  padre a esa zona y seguí recto. El camino se vuelve plano hasta el último tramo ya cerca de Mataelpino. Se puede ver numerosas vacas, las más frecuentes son las negras , cuando las vi juro que pensé que eran toros y me asusté un poco, pero con cuidado de no acercarme al ternerito que pastaba allí pasé sin problemas.


vacas negras cerca de Mataelpino

En Mataelpino recargué la sonda de agua, comí el otro plátano y descansé otros veinte minutos en un banco de piedra, es un pueblo muy pequeño constituido de urbanizaciones.
Estaba muy cansado, tanto que quise preguntar a un pueblerino cuanto quedaba hasta Navacerrada que era el siguiente pueblo, y me dijo que unos diez o quince kilómetros, valga que para mi en ese momento hasta un kilómetro era mucho , pero tiré hacia adelante .

Se sale de Mataelpino por carretera, pero en seguida vuelve el camino pedregoso, esta vez con repechos que me hicieron desmontar de la bici de nuevo, y pasando por cotos de caza privados que tienen el paso abierto a los andantes y peregrinos.
Casi llegando a Navacerrada paré de nuevo por que estaba agotado, y tomé el bollo que  llevaba y un buen trago de agua, pero yo seguía sin rendirme , y a un corredor que por allí pasaba le pregunté cuanto me quedaba hasta Navacerrada, pensando que serían unos siete kilómetros, pero solo me quedaban tres para mi fortuna. En un plis plas y con la moral alta por haber llegado hasta allí llegué a Navacerrada, me dirigí al ayuntamiento , donde puse otro sello y llené la sonda en la máquina de agua de allí, la dejé casi vacía. Además pregunté por la distancia hasta Cercedilla y por algún restaurante con menú barato, pero la misma funcionaria me dijo que Navacerrada es mal lugar para buscar algo barato, no obstante  localizó un restaurante con menú  a trece euros.
Aun quedaban diez kilómetros hasta Cercedilla, pero me comentaron que es cuesta abajo.
Salí del aquel lugar público, y me senté en un banco de piedra pegado a la entrada del ayuntamiento, y allí me tomé el bocadillo que me había echo esa mañana, tardé mucho en tomármelo por que estaba cansado, pero lo terminé.


Mientras me comía lentamente el bocadillo veía como llegaban los camiones de la basura a por los documentos triturados  del ayuntamiento, y como los guardias municipales colaboraban en algunas tareas.
De postre compré un helado de fresa en un chino que me supo a gloria.
Comido y bebido me entró una morrera increíble y eche una cabezadita ahí mismo sentado en la entrada del ayuntamiento, hasta que me llamaron mi tía y mi madre. Entonces, ya a las cuatro y media de la tarde me acerqué a la iglesia donde tienen la figura de la virgen de la Almudena,  donada el año pasado por el arzobispo de Madrid  a Navacerrada:




Estaba que no podía dar casi ni un paso, pero la meta estaba muy cerca, reemprendí el camino.
Para salir de Navacerrada hay que seguir una maldita calle empedrada cuesta arriba, la santísima, por no decir  otra cosa, calle de Abel , que mira que si hubiese matado Caín esa calle y pusiese una más plana y asfaltada se lo agradecería enormemente. Para más inri el camino en ese punto deja la calle Abel en una esquina para hacerme subir por este terraplén imposible por el que tuve que tirar con todas mis fuerzas de la bici a cuestas, 

se cruza la carretera y se sigue por otro terraplén con la bici cogida, y lleno de cardos ca...nes, hijos de p..ta, y unos metros más arriba se coge por fin el camino de tierra en condiciones, en ese punto después de tanto subir al menos merece la pena por las majestuosas vistas que se tienen de Navacerrada y el lago de Navacerrada:    

A partir de aquí el camino aunque esté lleno de piedras es cuesta abajo tal y como me comentaron, la zona es de muchas grabas y arenas, pero se baja bien, un tramo pequeño incluso es por carretera.
Paré en un hostal donde me sellaron otra vez, y donde la chica que me atendió se extrañó por que no sabía el sentido de los sellos, y se lo expliqué.

unos pocos minutos después pisé Cercedilla, eran las seis de la tarde, doce horas de intenso viaje, pero conseguí mi meta:


Entrada a Cercedilla 

Me metí en la caseta de información y allí me sellaron de nuevo y pregunté por la ubicación de mi albergue, me dieron un mapa municipal y me guiaron.
Hice esta foto del centro de la tercera edad que me llamó la atención y me hizo gracia por que tenía un reloj enorme con campanario encima para que los ancianos se enterasen bien de que hora es .

Lo último que hice fue llegar a mi albergue que está en la salida del pueblo, y por supuesto era cuesta arriba, pero por carretera afortunadamente, por eso no me tuve que bajar de la bici, y pasando este cartel:



Está el albergue Villacastora donde me hospedé esa noche. Por quince euros tuve desayuno y una noche.
Está muy bien tenía una habitación de dos camas con baño particular y una enorme terraza,además de un garaje también enorme para dejar la bici bajo llave. Llamé a todo el mundo para contar la gesta conseguida y me derrumbé agotado en la cama, hasta las ocho de la tarde cuando me vi obligado a bajar la cuesta a por algo de cenar, y compré un bocadillo de tortilla y un refresco con mucho azúcar, negro, y burbujeante(¿que será,será? jeje). Subí de nuevo la cuesta, mientras iba fijándome en los negocios de esa zona, había un parquecito multiaventura cerrado y posiblemente en crisis, y otro bar de cervezas alemanas y bebidas varias también cerrado.  Me tomé el bocadillo en el albergue mientras veía la tele en la sala de estar de abajo, otra de las comodidades del albergue juvenil , que además cuenta con muchos libros y juegos de mesa, y tres o cuatro ordenadores con Internet, y el wifi por descontado, además teníamos todo el albergue para otro hombre y yo que en ese momento eramos los únicos alojados.
Cuando me entró el sueño volví a la cama.
Ya por la mañana a eso de las nueve me levanté y desayuné , como no había zumo de naranja me conformé con el de piña, un vaso de leche bien fría y una palmerita, y me metí un par de bollos en la mochila para tomármelos en el día.
Recogí a la burra del garaje y la credencial sellada en el albergue, y me acerqué a la iglesia del pueblo donde unas ancianas vendían cosas donadas para obtener dinero, allí pregunté si me podían sellar y me dijeron que el párroco estaba desayunando en un bar cercano, me acerqué amablemente y le pedí al párroco que si me podía sellar, y él  muy amable , devoto y entregado, dejó a medias su café y me acompañó a su mesa a sellarme.

-¿Haces el camino por motivos religiosos o deportivos?-preguntó intrépido
-deportivos- contesté
-Me gustaría que encontrases a Dios -me dijo  
 -No está la cosa para creer con esta crisis
-Bueno, pero deseo que encuentres a Dios y que te guíe por buen camino
-No creo que quiera verme
-¿Por que?
-tenemos deudas pendientes, porque valla vida me está dando-añadí
-Pues reclámale a Dios lo que te debe, no te cortes tu reclámaselo
-Vale padre muchas gracias y disculpe que le halla interrumpido el desayuno, es usted muy amable
-Gracias a ti-finalizó

Y me fui con el último sello puesto para acabar con la credencial así:

En principio cuando programé el viaje quería ir y volver en bicicleta, pero viendo lo malos que eran los caminos y lo cansado que yo estaba decidí  coger el tren y volver , no sin antes pasar por la tienda de pines y comprar este amarillo del valle de Arán por que no había ninguno de Cercedilla:



Ya os contaré la historia de los pines.
  






jueves, 4 de septiembre de 2014