634 días 8922km

jueves, 13 de noviembre de 2014

Por fin vino el invierno

Un caballero que venía silbando , galán de el que hacía bailar a unas mozas vestidas de blanco, alguna celosa se ennegrecía y empezaba a llorar, el caballero del silbido no paro y no paro, y el silbido paso a ser un soplo y así las señoritas que lo acompañaban se juntaron a su lado y se enojaron poniéndose oscuras y tristes, y sus lágrimas empaparon carreteras y ciclistas por igual, al tiempo que el señor seguía silbando, y las mozas se iban enojando , hasta que no les quedaron lágrimas y  el que soplaba se fue, pero en auxilio de las mujeres acudió otro galán, que solidificaba las lágrimas de ellas y ponía una sonrisa en el ciclista que pasaba, pero no en el resto de personas que a su paso temblaban, y se escondían y protegían de el.
A lo lejos se podía ver la marcha solitaria de un tercero que se iba, llevándose con el las hojas de los árboles y  el sol .
Así el ciclista ya no sudaba y rodaba entre las hojas marrones caídas de los árboles, al son del silbido , mientras las chicas de blanco bailaban y el nuevo galán lo acompañaba entre pedalada y pedalada.




                                                     ¡¡YA ESTÁ AQUÍ EL INVIERNO !!

No hay comentarios:

Publicar un comentario