635 días 8932km

martes, 30 de agosto de 2016

Los tres reyes de la Pedriza

Cuenta una historia que tres reyes vivían en el castillo de Manzanares el Real , comiendo en platos soperos vascos , uno comía prácticamente pasta, el otro cocinaba y el tercero se inflaba a chetos.





Cuando alguna injusticia asaltaba a algún animal en su reino, se vestían y armaban como buenos caballeros, y con ayuda de una grúa por que cada armadura pesaba un quintal, dos de ellos se pillaban siempre el bigote y la barba con la cerradura del yelmo .
La empuñadura de su espada tenia un bogavante bien tallado, pues eran los animales que más protegían y más amenazados de la época , de echo tenían varias piscifactorías en la planta baja del castillo con bogavantes.






La cocina tenía mucha variedad sobre todo de comida japonesa , todo tipo de shusi, con kiwi, salmón y carne.
Además contaban con huerto propio de varias hectáreas donde cultivaban de todo para el reino.
El caso es que el castillo estaba junto a un lago al pie de una gran montaña de granito,la Pedriza lugar donde moran un puñado de cabras.
Un día la montaña se estremeció y cobró forma ,  un gigante de piedra granítica surgió donde estaba la cima y aplastó varias casas del pueblo que se habían construido ya en sus laderas, pego un salto callendo justo en el lago próximo al castillo lo que provocó una gran ola de agua dulce que inundó varias estancias del castillo y las piscifactorías de bogavantes , como estos necesitan agua salada , inundados en agua dulce murieron axfisiados.
Los tres reyes salieron al encuentro del gigante empapados en agua , y uno de ellos con el cuenco de chetos empapados.

-¿ Por que has hecho esto  querida montaña?- preguntó indignado el rey Sparrow.
-Por que esa es mi naturaleza insignificante humano, soy cruel , soy despiadado y me molestan ciertos humanos.
-A nosotros también por eso protegemos animales- dijo el rey Benru.
-Pero habéis descuidado la montaña y lo pagareis.




Indignados los reyes discurrieron como afrontar la amenaza pero no sabían que hacer, pasaron días , y el gigante derruyendo casas, el huerto que alimentaba el reino fue anegado, el hambre azotaba.
Hasta que un día se acercó una cabra que tras el levantamiento del gigante se hallaba sin morada donde trotar y díjoles:



-Queridos reyes majos- a lo que ellos se encogieron de hombros- la única forma de derrotar a la montaña es subir hasta su cumbre cuando el gigante descanse y sentarse en el trono que allí se erige.
-¿Por que debemos creer a una cabra que habla , más cuando su elevado número está dejando muchas cagarrutas desde siempre en el pueblo?- dijo el rey Ciclista.
-Por que digo la verdad, y quiero recuperar mi morada.
-Los tres reyes se miraron con una mirada cómplice y a continuación miraron a la cabra
-¿Me recompensarán de alguna manera sus majestades por desvelar el secreto?
-No faltaba más dijeron al tiempo los tres.



Entonces los tres reyes que llevaban días sin comer hicieron la cabra al horno, muy sabrosa y rica condimentada con algo de comida japonesa sobrante.

Al día siguiente los tres iniciaron la ruta de ascenso a la montaña que por entonces estaba nevada, y vieron muuucha agua por todos lados , ya que el granito no permitía infiltración de agua al subsuelo, con lo que toda el agua de deshielo caía limpiamente a borbotones por todos lados, lo que complicó mucho la tarea a los tres aventureros que resbalaban y se daban de culetazos.








No obstante viendo animales como lagartijas, cabras y buitres , pasaron por lugares con mucha nieve hasta llegar a las puertas de la cima, pero el gigante se había levantado tiempo ha llevándose la cima en su espalda, vamos que ese día se volvieron sin cumplir la misión.
No les quedó más remedio que esperar pacientemente al calor, que derritió toda la nieve , dejó ver praderas y rocas enormes con muchas formas, entonces tras un duro y hambriento invierno los tres reyes subieron por el mismo camino hacía la cima, pero los ríos estaban secos y el panorama era mejor, con esas llegaron a la cima donde el gigante descansaba tras un invierno tocando las narices al pueblo.



Los tres empezaron a subir por una estrecha grieta donde apenas se cabía de lado , con todo se arrastraron por la pared para llegar arriba arriba, llegaron arañados y magullados pero consiguieron hacer cima y ver su trono, donde clavaron su espada con la empuñadura de bogavante, vengando a sus antiguas mascotas y recuperando su condición de mandamases.



El gigante se tambaleó, los guerreros salieron corriendo de su chepa, y cayó más adelante en una llanura donde obstaculizaba todo el camino .
Los reyes cayeron cerca , donde una cabra rasgo los pantalones del rey Sparrow .
-Jodias cabras ¿ que tienen contra mi?-decía cabreado. 
-Te comistes a mi hermana- y se fue
-Manda huevos me rompe el pantalón y se va.
-¿y ahora por donde vamos dijo uno?
-Pues escampamos y ya está dijo otro
Y eso hicieron, lo que les conllevó que la bajada durase mucho más que la subida, llegaron extenuados, pero se hidrataron y llegaron de vuelta al reino y construyeron más piscifactorías y un huerto nuevo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario